Dieta para la memoria

¿Cómo? Y ¿Qué? se podría hacer para mejorar la memoria. Me encontré con que el mecanismo por el cual se pierde la memoria sigue ciertos paralelismos para tal deterioro, por lo que las sustancias activas que mejoran esa dolencia, podrían mejorar y recuperar en cierto grado la memoria.  A continuación comparto con ustedes una información, con respecto a estas investigaciones; y que consideré interesante.

Dieta para la memoria

Según estudios realizados existen diversos alimentos que apuntan directamente a mejorar las neuronas, y por ende la memoria. Los cuales, sin duda, deberán estar encabezados por nutrientes ricos en colina, (se le ha llamado la vedette de las neurociencias). Según tengo entendido, se trata de un aminoácido que el cuerpo requiere en muy pequeñas cantidades, pero cuya falta o insuficiencia genera serios problemas neuronales. La colina, entonces constituye la materia prima de la acetilcolina, (el neurotransmisor más importante del sistema nervioso) algo así como la materia de la que están hechos las ideas, los pensamientos y los recuerdos.

 Según estas investigaciones, la colina se encuentra en exceso en la yema de huevo, aunque el germen de trigo y peces grasos como el salmón también la contienen, pero en concentraciones menores.

La segunda línea de alimentos para la memoria son: atún, anchoa, sardina, arenque y dorado. Estos  poseen ácidos grasos y omega 3 en altísimas concentraciones.

  Esto no es novedad; ya que un trabajo de la Universidad Laval de Canadá demostró que los omega 3 protegen a las neuronas contra la letal acción de los radicales libres, principales responsables del proceso de envejecimiento.

 Entre esos ácidos grasos se destaca el DHA (ácido docosahexaenóico) que, según el Centro de Nutrición Humana durante el Envejecimiento (HNRCA)*, (Human Nutrition Research Center on Aging (siglas en inglés), es el encargado de mantener amarradas las membranas de las neuronas, favoreciendo el flujo de información entre ellas.

La manzana mejora la memoria y las funciones cerebrales ya que posee fisetina, un fitoquímico. (Los fitoquímicos son sustancias biológicamente activas, que no son nutrientes esenciales para la vida, por lo menos a corto plazo, pero que tienen efectos positivos para la salud ya que estimulan la memoria, aunque no se sabe bien el mecanismo bioquímico de tal efecto. Según investigaciones, los fitoquímicos se están empezando a tener en cuenta en los últimos años, pues  se están descubriendo sus beneficios para la salud.

Asimismo, actúan en la detoxificación de drogas, toxinas, carcinógenos y mutágenos (como bloqueadores y supresores), neutralizan radicales libres, inhiben enzimas que activan carcinógenos e inducen a enzimas detoxificadoras de los mismos, trabajando como prevención o protección contra el cáncer.  También son protectores  cardiovasculares ya que  evitan la oxidación de LDL (protegiéndolas).  Además reducen la síntesis y utilización de colesterol y afectan la presión sanguínea y coagulablidad.  Otros beneficios son el retardo del envejecimiento y las enfermedades asociadas a este proceso.

* Tufts University Massachusetts, U.S.A), Neuroscientist from Tufts School of Medicine Named NIH New Innovator. Prestigious Award Recognizes a Promising Approach to the Study of Memory Boston, (September 24, 2009) — Leon Reijmers, PhD, assistant professor of neuroscience at Tufts University School of Medicine in Boston, is one of 55 recipients of the National Institutes of Health Director’s New Innovator Award. Reijmers is investigating the way memories are stored in the brain, specifically focusing on the proteins involved in long-term memory storage.

 Pamela Mahler, investigadora en neurociencias del Instituto Salk de Estados Unidos, ha comprobado científicamente que además de la manzana, los fitoquímicos se encuentran naturalmente en las plantas (frutas, vegetales, legumbres, granos enteros, nueces semillas, hongos, hierbas y especias, uvas, kiwis y duraznos).

Asimismo, los vegetales de hojas verde oscuro forman parte de este seleccionado contra el olvido: brócolis, espinaca y cebolla son riquísimos (especialmente los primeros) en poseer numerosos principios fitomedicinales comprobados, especialmente en lo que ayuda a la memoria, su contenido en ácido fólico y la vitamina del complejo B cuya falta durante el desarrollo embrionario anula el crecimiento del sistema nervioso. Pero el ácido fólico sigue siendo vital en la otra cúspide de la vida, al funcionar como un desempañador de los recuerdos, favoreciendo el desempeño cognitivo en personas con problemas de memoria.

  La lista debe completarse con: nueces, alcachofas, espárragos y muy especialmente cereales integrales (con fitoquímicos indispensables para el salto del impulso nervioso (sinapsis)  entre una neurona y otra). Finalmente, la nutricionista María Claudia Ortolani, del Grupo de Nutrición Humana de Santa Fe, Argentina, pondera los últimos descubrimientos realizados sobre el aceite de oliva extra virgen, riquísimo en ácidos grasos monoinsaturados, integrantes de la mielina y dos muy efectivos antioxidantes: los polifenoles y la vitamina E; ambos son un verdadero escudo para proteger a la memoria de la acción amnésica de los radicales libres.

Concluyo agregando,  que es sería de suma importancia  empezar a mejorar la mejoría. Una dieta no sólo es útil para mantener la salud y el cuerpo en forma, eligiendo los alimentos adecuados, también se puede ejercitar y fortalecer la memoria, que al fin y al cabo, infiero, no seríamos nadie sin ella. Son nuestras experiencias las que van fomentando una personalidad. Me pregunto: ¿Nos quedaría únicamente nuestro temperamento?

Tomado de:

http://buena-salud.info/salud/alimentos-para-la-memoria/
http://news.tufts.edu/releases/release.php?id=126

Deja un comentario