¿Por qué es la disciplina un dilema tan grande? Destresas para mejorar la conducta en niños y niñas de 1 mes a 3 años

Todos hemos visto estas escenas: el niñito malcriado tirándole arena a las demás personas en el parque; la lloroncita de 3 años que no se calla hasta que sus padres le compran un dulce en el supermercado; la niña que le falta el respeto a su padre gritando “¡porque no quiero!” en el supermercado, o el niño que tira de los cabellos de su madre en un restaurante; y hemos mirado a sus padres con cierto desdén, seguros de que nosotros nos portaríamos de manera muy diferente si nuestros hijos e hijas se estuvieran portando de tan “tremenda” manera.

Hasta que te pasa a ti: Ahora tu niñita o niñito tiene un ataque que te agarra completamente de sorpresa. Y de repente, eres esa mamá o papá que no sabe qué hacer frente a tan difícil situación. La verdad es que todos los niños y niñas presentan problemas de conducta que ocurrirán en edades diferentes, y será tu responsabilidad encontrar la mejor manera de solucionarlos.

¿Por qué es la disciplina un dilema tan grande? Porque ponerla en práctica es como caminar por una cuerda floja. Por un lado está el peligro de ser demasiado permisivos, porque nadie quiere criar a niños y niñas consentidas y tiranos; por el otro, está el miedo de controlarles excesivamente, porque tampoco se quiere  ser tan duros que lleguemos a criar a niñas y niños  miedosos, tímidos y tristes.

Lo que necesitas es encontrar un término medio para lograr educar a niñas y niños respetuosos, afectuosos y bien portados.

Reglas básicas

Para preparar el escenario y disciplinar a los hijos e hijas con éxito, éstas son las reglas básicas con las que concuerdan muchos expertos:

1. responsabilidades. Hay que enseñar a los niños y niñas, desde el principio, que en la familia hay un sistema de apoyo recíproco, por el cual todos y todas se ayudan y colaboran. Hasta una bebé puede “ayudarte” a alzarla, levantando sus bracitos hacia ti.

2. El respeto mutuo. Una de las quejas más comunes de los padres con relación a sus hijos(as) y viceversa es: “No me estás escuchando”. Procura dar un buen ejemplo desde el principio, y cuando tu niñito(a) trate de decirte algo, interrumpe lo que estés haciendo, ponle atención y escúchale. Así más tarde podrás exigirle el mismo comportamiento.

3. La constancia. ¿Quieres criar a un niño(a) con fortaleza emocional? Sé constante y firme con relación a las normas y tareas. Es preferible insistir en que te  ayude con una única tarea que no exigirle absolutamente nada. Tu firmeza y constancia le enseñarán que le quieres lo suficiente como para esperar que se comporte responsablemente.

4. La vida no siempre es justa. Los padres y madres tenemos mucho miedo de decepcionar a nuestros hijos(as) demasiado, dicen muchos expertos. Pero, si los niños(as) nunca pasan por situaciones dolorosas o frustrantes, como al tener que compartir un juguete o esperar su turno, o si nunca sienten tristeza ni desilusión, no tendrán la oportunidad de desarrollar las habilidades psicológicas esenciales para su felicidad. O sea que si tu niño(a) se enfada porque a su hermanito más pequeño le tocó un castigo diferente, por ejemplo, está bien que le digas: “Sé que te parece injusto, y siento que te moleste, pero la vida no siempre es justa”.

Las herramientas

Atención: Estas herramientas no están disponibles en este espacio.  Para poder acceder a ellas, puedes comunicarte directamente al Consultorio De Psicología.

 Un cordial saludo

Bibliografía

  • Céspedes, A (2009). Educar Las Emociones.  Educar Para la Vida.  México. Editorial Javier Vergara
  • Céspedes, Al ( 2008) Niños con Pataletas. México. Editorial Javier Vergara
  • Crotti, E y Magni, A (2007) Garabatos. El lenguaje Secreto De Los Niños. Editorial Sirio
  • Milicic, N. (2000 ) Educando a los hijos con Inteligencia Emocional. Bogotá. Editorial El Mercurio Aguilar
  • Milicic, N. (2009 ) Hijos con Autoestima Positiva. Bogota. Editorial Norma
  • Milicic, N. (2011 ) ¿Quien Dijo Que Era Facil Ser Padres?. Bogota. Editorial Planeta

Deja un comentario