¿Vivo con la persona indicada?

   Durante uno de mis seminarios de pareja, una de las participantes me hizo una pregunta, ella dijo “Doctora, ¿cómo puedo saber si me he casado con la persona indicada?” Me di cuenta que a su lado, también estaba sentado un hombre alto y apuesto y le dije “Depende, ¿es su esposo el hombre que está sentado al su lado?”  Con mucha seriedad la mujer responde “¿cómo lo sabe?” He aquí la respuesta.

Cada relación tiene un ciclo. En el principio, cuando usted  se enamoró de su esposo le agradaban  sus caricias, estar con él  y con ansia esperaba su llamada, además aceptabas  y te encantaba su personalidad (idiosincrasia).  Enamorarse de su esposo no fue difícil, de hecho fue una experiencia completamente espontánea. Usted no tenía que hacer nada es por eso que se llama enamorándose, porque le está pasando a usted.

La gente enamorada a veces dice: “sentí como si me levantaran del piso y me dejaron caer”, solamente cierren los ojos e imagínense esa expresión, implica que usted estaba de pie ahí, haciendo nada, y de repente algo llegó y te pasó a ti. Enamorarse, domo mencioné anteriormente es fácil, es una experiencia pasiva y espontánea que yo llamo “the marketing phase” o la “etapa del mercadeo”

Claro, después de algunos años de vida en pareja, la euforia de “EROS” va desvaneciendo, y éste un un ciclo natural en toda relación, poco a poco, pero seguro que las llamadas telefónicas se convirtieron en una molestia (si es que le llamas o te llama del todo), las caricias no siempre son aceptadas  o bienvenidas (cuando y si sucede), y la personalidad de su pareja (idiosincrasias) que antes aceptabas sin chistar, te fascinaban hasta decir que de lindas te volvían loca de amor, ahora te enloquecen de verdad.

Claro está, que los síntomas de estas etapas varían con cada relación, pero si usted piensa acerca de su relación, notará una diferencia dramática entre la etapa inicial de cuando estaba enamorada, a una mucho más desapegada e incluso a veces encolerizada. En ese punto, usted y/o su pareja podrían preguntarse. ¿Me casé con la persona indicada?

Al reflexionar acerca de la euforia del amor que alguna vez tuvieron, tanto usted como su cónyuge pueda que comiencen a desear sentir esa experiencia de nuevo con alguien más, es aquí cuando la relación empieza a quebrantarse. Entonces empiezan las culpas de la infelicidad “por tu culpa, soy infeliz no me comprendes y nunca estas conmigo” el otro responde “tu tampoco haces nada por complacerme, lo único que haces es quejarte y siempre buscas bronca”. Se dan a una tarea desesperada y buscan desilusionadamente amistades fuera de su relación para llenar el vacío.

Rellenos para ese vacío emocional vienen en todas formas, colores y tamaños, la infidelidad es la más obvia, en otras ocasiones algunas personas se vuelcan en el trabajo, la iglesia, un hobby (actividad), amistades, exceso de televisión, y hasta sustancias adictivas. (Pastillas, licor, entre otras) Pero la respuesta a este dilema no la vas a encontrar fuera de su relación de pareja, la encontraras dentro de ella.

Con esto no estoy diciendo que no puedes enamorarte de otra persona, claro que si puedes, y además pueda que temporalmente te sientas mucho mejor. Pero escúchame bien, dentro de unos años, estarás en la misma situación que estuviste antes, pues la clave para el éxito de una relación de pareja, no es encontrar la persona adecuada o indicada, es aprender amar a la persona que está a tu lado.

Mantener el amor no es una experiencia pasiva o espontánea. Simplemente nunca (y aquí si digo nunca) te pasará. No se puede “encontrar” amor duradero, el amor hay que elaborarlo, construirlo y hacerlo día con día, es por eso que existe la expresión “el trabajo del amor”, debido a que es necesario el  tiempo, esfuerzo y energía; y lo más importante que se necesita es respeto y sabiduría. Es necesario que usted conozca QUÉ HACER para lograr que su relación de pareja funcione.

Es importante no equivocarse al respecto, el amor no es un misterio, existen muchas cosas especificas que usted puede hacer (con o sin su pareja) para lograr el éxito en su relación.

Tal y como existen leyes físicas del universo (la gravedad por ejemplo) también existen leyes en la pareja, así como una dieta adecuada y un programa de ejercicios te hace más fuerte y sano físicamente, ciertos hábitos podrían lograr una pareja fuerte, equilibrada y sana. Si conoce y aplica las leyes, los resultados son previsibles. Es importante empezar a construir el amor te aliento a que empieces a dar los primeros pasos.

Deja un comentario