Infidelidad: causas, consecuencias y soluciones

La infidelidad se vive como la peor traición de la pareja y se piensa que quien fue infiel es  culpable de un grave daño a la relación de pareja, ya que, se supone que:  “en una relación de pareja se tiene todo lo que se necesita para estar felices y vivir bien”.

Asimismo, se piensa que la infidelidad se relaciona con encuentros sexuales extra pareja. Pero, también existe la infidelidad producto de las crisis o problemas.  En este tipo de infidelidad no sólo se trata de un evento sexual, ya que quien fue infiel busca lo que no encuentra con su cónyuge, por ejemplo aspectos intelectuales, físicos, emocionales, de atención, económicos, comunicación, cooperación, entre otros.

Para poder entender un poco mas la infidelidad, es importante comentar que, ésta existe siempre y cuando exista una pareja, puede ser noviazgo, vivir juntos, matrimonio, entre otros.; a resumidas cuentas, la infidelidad va a afectar casi cualquier relación.  Esto surge, en parte por la  sociedad, ya que generalmente  crecemos y somos educados y educadas para pensar que la  monogamia será el tipo de relación en la que viviremos y por lo tanto, “tenemos” muchos argumentos de educación que así lo determinan.

Los factores de educación  van conformando la moral, los valores, principios, costumbres, normas, formas de comportamiento, entre otros;  y nos educan como personas, con lo que conocemos como una conducta “normal” (refiero con normal que está dentro de los parámetros sociales vigentes) y lo “normal” en nuestra sociedad es que vivamos en pareja, repito es una forma educativa de tipo social.  Es importante tomar en cuenta que existen otras formas, creencias, valores y costumbres diferentes dependiendo de cada cultura.

Hasta aquí todo va claro, pero el problema surge cuando nos damos cuenta que los seres humanos en ocasiones pedimos cosas opuestas a lo que se esperaba, sobre todo en aspectos relacionados con la pasión y el amor.  La pasión que en ocasiones desaparece o modifica  y el amor que se desvanece cuando la rutina y la monotonía van llenando a la pareja de obligaciones, compromisos, decepciones, mala comunicación, mala economía, mala salud, mal manejo de los conflictos, entre otros.

 Pero ¿cómo definir la infidelidad entonces?

De una manera rápida se puede definir como las relaciones extra conyugales o extra pareja, sean de tipo sexual o afectivo.  Se entiende como  la relación fuera del lazo o compromiso de pareja, ya que se había establecido un acuerdo de estar juntos(as) los/las dos sexual y emocionalmente el/la uno(a) para el otro(a) en exclusividad.

Pero y ¿Qué provoca la infidelidad?

Además de lo expuesto anteriormente; y contra lo que algunos y algunas  piensan, no es un solo factor y cada conjunto de factores dependen de cada persona y de cada situación y por lo tanto es muy difícil definir que produce la infidelidad. Lo que si se puede adelantar para entenderla son los factores que predisponen a las personas a la infidelidad:

Uno de los factores que provoca la infidelidad se refiere a la elección de pareja. Es importante señalar que no es del todo cierto que se elige libremente a la pareja. Por lo general  la “decisión” está dada por factores restringidos al círculo en el que se desarrolla cada persona, es decir, la elección no es al azar sino que está altamente determinada de acuerdo con las actividades que realizas, las cuales te permiten “conocer” o relacionarte con otras personas.

Incluso existen teorías que argumentan que las personas se sienten atraídas por otras  que realizan actividades similares a ellas, tal es el caso de las relaciones que se desarrollan en el colegio, universidad, trabajo, gimnasio, círculos de amigos, entre otros.

Generalmente en las relaciones de pareja donde se presentan episodios de infidelidad, producen formas de amor y odio o de amor y dolor; esto es causado por que  “se supone” que el/la otro(a)  “debe” satisfacer nuestras necesidades, lo cual se da muchas veces a  nivel inconsciente. Las necesidades son de manera completa e integra, entre ellas destacan, lo económico, la atención, el amor, lo sexual, la protección, la fidelidad, entre otras

Por ejemplo, la pareja complementaria, en donde uno “manda” y es considerado más desarrollado, mas inteligente,  más capaz, con mas dinero…. puede verse seriamente afectada cuando el o la  “obediente” obtiene, por ejemplo logros que le hacen salir del esquema anterior, o entender la relación desde otra perspectiva.

En este ejemplo, el o la  “obediente”, realiza una elección del tipo analítico, pero dados los logros, su relación se transforma en una elección basada mas en la confianza en si mismo(a). La relación continúa siempre que la elección sea ratificada por ambas partes de la pareja.

Puede darse el caso de que la elección de la pareja se base en un afán de evitar la depresión o de no querer estar “solo consigo mismo(a)”, y esto haga que la elección sea de tipo analítico y cuando descubra que su pareja no es la solución a sus problemas buscara entonces una relación extra.

Las situaciones anteriores, hacen referencia a elecciones de pareja poco sanas, en la medida en que se hacen modos de relación rígidas, que ante cualquier crisis o problema “vital” de la pareja, florecen las conductas disfuncionales para resolver o cuando menos llevar a buen término los problemas que les aquejan. Y una de las conductas que hace disfuncional  la relación de pareja es la infidelidad.

En ese momento, lo que parecía amor, se va tornando en frustración, coraje y odio, lo cual puede desencadenar en  que se busque a otra persona que sea totalmente opuesta a lo que es la pareja, aunque también pueden aparecer personas circunstanciales que podrán generar los cuadros de infidelidad, por ejemplo, el caso donde un (a) amigo (a) o compañero (a) de trabajo se vuelve la persona que  escucha sobre los problemas que se tienen. La compenetración que se logra al contar las  penas es tanta, que muchas de las veces pueden generar un romance.   A lo que yo llamo rellenos.

Rellenos ¿Por qué?, porque brinda  un desahogo emocional aquellos “vacíos”.   Estos rellenos, en muchas ocasiones, permiten que la relación de pareja continúe, ya que de alguna manera se logra compensar lo “se cree”  no se tiene con la pareja. Esto tiene una lógica basada en la existencia de relaciones de infidelidad en donde la relación sexual no es lo más importante, sino la necesidad de sentirse escuchado y atendido por otra persona.

La relación extra conyugal también se llega a presentar porque alguno(a) de los/las dos se siente amenazado(a) en su autonomía y a través de otra relación se logran sentir apoyados o con un “valor extra” que permite enfrentar las cosas que solo (a) no se podía. Sobre todo que la extra relación permite seguir sintiendo cierta autonomía.

También existen relaciones extra pareja cuando se siente que la pareja amenaza la independencia y la autonomía y se tiene miedo a quedar atrapado (a), en este sentido, se observan personas que una vez que el/la amante inicia sus exigencias, buscarán nuevamente otra relación que los “salve” tanto del cónyuge como del amante “devorador” “devoradora”  o bien, pueden mantenerse así para evitar ser absorbidos(as) por ambas.

Hasta aquí he dado un repaso de algunas de las causantes de la infidelidad, y diré que es necesario, para mantener una buena relación de pareja, establecer cierta independencia y autonomía entre los miembros de ésta  para lo cual es importante considerar:

  • mantener una buena comunicación efectiva en la pareja.
  • constatar el lazo de unión en la pareja.
  • renovar los acuerdos de la pareja.

Y finalmente y muy  importante; recomiendo revisar como quieres vivir, ya que la fidelidad también es un acto de convicción, esto quiere decir que para mantenerte tranquilo (a) en una relación, es importante planear y plantear que tipo de relación quieres y propones, ya que la infidelidad se relaciona con el acto de mentir o engañar a la pareja, pues  esta desconoce tus intenciones.

Soluciones:

Contrario al pensamiento social, existen muchas formas para consolidar las diferencias en una relación de pareja,  para lo cual puedes contactarte a nuestro Consultorio de Psicología y averiguar sobre estas soluciones.

Un abrazo.

Bibliografía:

  •  Beck, Aaron.T (1996). Con el Amor No Basta, 2da Edición,  Barcelona. Editorial Paidós.
  • Fromm, E. (2002). La Vida Auténtica, Barcelona. Editorial Paidós
  • Fromm, E. (1959). El Arte De Amar. Buenos Aires. Editorial Paidós
  • Gilbert, M y Shmukler D. (2000) Terapia Breve Con Parejas.  Un Enfoque Integrador. México.  Editorial Manual Moderno.
  • Goleman, D. (2007). La Inteligencia Emocional: Por Que es más Importante que el  Cociente Intelectual. México. Editorial. Javier Vergara, S. A.
  • Ortega, S. R (2007) Relación de Pareja Inteligente.  Manual para construir una convivencia armónica y estable.  Bogotá. Psicom Editores
  • Riso, W. (2010) Pensar bien, sentirse bien.. Colombia. Grupo Editorial Norma

Deja un comentario