Afrontar la Ira

Manejo de la IraLa ira es una emoción que puede ser una alteración disfuncional y desadaptativa en la cual se puede herir o perjudicar usted y a las demás. La ira es una reacción fisiológica de irritación que provoca furia y cólera causada quizás, por la indignación frene a una situación de enojo por sentir vulnerados los derechos. Es una respuesta emocional primaria que se presenta cuando una persona se ve bloqueada ante la consecución de una meta o en la satisfacción de una necesidad. Esta disfuncionalidad puede convertirse en una actitud funcional, ¿cómo? Aprendiendo a manejarla

Como mencioné anteriormente, la ira es una emoción y es importante manejarla. ¿Por qué? Porque todas las emociones son consecuencia de lo que la persona piensa, por lo tanto la TREC trabaja con el sistema de creencias de cada persona. ¿Que es sistema de creencias? Son los pensamientos, valores, normas que van a producir esas emociones. Por lo tanto es necesario que para que se logre manejar la ira, como perturbación emocional, empieces a modificar su sistema de creencias.

Es importante no suprimir el enojo, más es necesario aprender a manejarla para que la ira se resuelva y los cambios sean permanentes. Por tal motivo, es importante trabajar con una reestructuración cognitiva, ya que no es tanto la situación lo que provoca la ira, como ya se ha visto durante la terapia, es sino, lo que usted se dice (auto verbalización) respecto a esa situación. Cada persona responde de una forma diferente, en cada situación ¿Por qué? Porque el sistema de creencias de las otras personas, es también diferente.

Al hablar de las emociones que pueden causar la ira en algunas personas, pueden ser: Una simple irritación, hasta la furia y las consecuencias de estas actitudes son sumamente complicadas, no solo para la persona que se irrita o enfurece, sino para el entorno y para quien se dirija la irritación o furia. Por tal motivo, luego de aflorada la ira empieza un sentimiento de frustración o de alguna manera, no lo soportan la “no soportitis” como diría Albert Ellis para referirse a las creencias irracionales. Entonces, como no lo soportan, vienen a relucir diferentes consecuencias.

Es importante también mencionar que la ira tiene dos tipos. La ira interna se manifiesta a través de conductas internas que provocan una disfuncionalidad a la quien la padece, movilizando acciones, actitudes, situación que no soluciona el problema causante de esta emoción que nos puede causar muy malas consecuencias. Voy a utilizar el viejo dicho “La procesión va por dentro”. Cuando se suprime esta emoción, tiene como resultado una irritación consigo y muchas veces no por la verdadera causa emocional. La persona se traga esa ira, entonces, se enoja con ella misma, aflora muchísimas conductas disfuncionales hacia si provocando mucho daño dentro de su sistema y en algunos casos hacia las demás personas, que en muchas ocasiones no tienen que ver nada con el asunto.

La ira externa es quizás, la que más se nota, aunque no necesariamente la que más daño produce. Cuando esta ira aflora, la persona manifiesta abiertamente su conducta irritable hacia objetos del entorno o hacia otras personas que consideran a veces es la responsable de la situación. Aunque una vez utilizando el principio de realismo efectivo, la persona se da cuenta, que no es esa situación la que le está causando la ira, sino los pensamientos que tiene respecto a esa situación evidenciando conductas violentas, tanto de agresión física o verbal, esto no quiere decir que no le haga daño a la persona irritada, más aún a la persona con la cual se enfurece, causando una gran cantidad de consecuencias.

Albert Ellis cuando hablaba de la ira, decía “es una condena global” y mencionaba “la propiciadora de la ira es la filosofía demandante absolutista sobre las otras personas”, ejemplo: Baja tolerancia a la frustración, entonces la persona se demanda a si misma muchísimas cosas, ya sea adecuadas o no adecuadas, de igual manera demanda a las otras personas. La persona con problema de ira, siempre tiene pensamientos o creencias disfuncionales que sostienen la ira, ejemplos: “las demás personas son malas y merecen un castigo”. Estas personas utilizan la condena global o generalizada de Ellis hacia la mayoría de las personas que tiene que ver con sus propios pensamientos, valores, normas y el pretender que las demás personas se manejen de la misma manera que ellas creemos deben hacerlo. Asimismo estas personas creen que deben pensar igual que ella y seguir sus normas. Esto acarrea innumerables complicaciones porque la realidad es que no es así, cada persona piensa, siente, quiere y cree diferente.

La idea del manejo de la ira, es aprender a dejar esa filosofía demandante y absolutista y empezar aprender a resolver con base en una filosofía preferencias, buscar la manera adecuada para resolver un problema de una forma flexible y manejable.

Si está interesado o interesada en manejar su ira, en el Consultorio de Psicología le podemos ayudar.

Un abrazo.

Bibliografía

Ellis, A. (1980) Razón y emoción en psicoterapia. Bilbao. Editorial Desclée de Brouwer.
Ellis A. (1991). General semantics and rational-emotive therapy: 1991 Alfred Korzybski Memorial Lecture. Institute of General Semantics
Ellis, A. y Lega, L. (1993) Psicología Conductual. Cómo aplicar algunas reglas básicas del método científico para cambiar las ideas irracionales sobre uno mismo, otras personas y la vida en general., pp.101-110. España. Editorial Siglo XXI

Deja un comentario